III.

Qué difícil es volver

a tener lo que un día

se tuvo y se perdió.


A pesar de esforzarse,

uno ya no sabe cómo

conseguir que todo

vuelva a ser como antes.


Me atrevería a decir,

incluso, que una vez

que se pierde ya es

imposible de recuperar.


Al fin y al cabo,

todo ha cambiado;


ninguno de los dos

somos ya los mismos.


Ni siquiera

aquello que tuvimos

es lo que realmente tuvimos.


Hoy sólo es un recuerdo

y,

como todos los recuerdos,

tiene su gran parte

de mentira.



#CarlosKaballero