PEQUEÑOS PLACERES QUE NOS REGALA LA VIDA

Qué hubiera sido de mí

sin esos pequeños placeres

que nos regala la vida.


Me hubiese convertido

en un asesino en serie,

en un abogado.

en un suicida.


Esos placeres...


El alcohol,

el café,

los libros,

la escritura.


A veces uno tiene la obligación

de engañarse a sí mismo

para poder soportar la vida.


Este es uno de esos secretos

que nadie nos explica,

que nadie nos enseña.


Uno, de vez en cuando,

tiene que esforzarse

por creerse

sus propias mentiras.


"Todo va a ir mejor".

"Mañana será otro día".

"Voy a cambiar mi vida".


Son frases fáciles

y estúpidas que no

te ayudarán en nada,