UNA DECLARACIÓN DE AMOR

Era una de esas mujeres incatalogables.

Se ganaba la vida enseñando

el coño por la webcam.

En sus ratos libres leía poesía

y pintaba cuadros con una delicadeza

y ternura increíble.

Su sueño era perderse en una cabaña de Hawái

y poder levantarse todas las mañanas

admirando el amanecer desde su balcón.

Lo que más me atraía de ella

era su mirada.

Sus inmensos ojos negros expresaban

una ternura impropia de este mundo

tan devastado.

Mirarla era como admirar el cosmos:

tan impredecible como excitante,

tan oscuro como lleno de luz,

tan misterioso como enigmático.

Una noche, borracho en casa,

me topé con una foto suya

y decidí escribirle.

Fui directo

—seguramente demasiado—.

Le solté un contundente y sencillo:

<<Las mujeres como tú viven y mueren solas>>.

Era lo primera vez que le escribía,

antes de aquello

jamás me había atrevido a hablarle.

Nunca me respondió,

no volví a saber nada más de ella.

Mis palabras fueron un halago,

un mensaje de amor,

un acto sincero de admiración;

pero creo

que nunca llegó a entenderlas.



#CarlosKaballero

141 vistas2 comentarios

Es fácil besar en París.

Yo busco quien me ame en Vietnam

CarlosKaballero

CARLOS CABALLERO PIÑANA TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS 2015